REDES SOCIALES Y SERIES: ¿NOS DAN O NOS QUITAN?

Ya son varias las ocasiones en las que hemos descubierto en redes sociales que un personaje abandonaba una serie. Ya son varias las ocasiones en las que nos hemos enterado a través de los medios sociales de que un personaje moría en una serie, que era el verdadero culpable de toda la trama o noticias bomba de este tipo. El problema es que en España nos enteramos antes de la emisión en nuestro país, con lo que los autospoilers involuntarios que nos marcamos de vez en cuando son de órdago.

El último caso ha sido el de ‘Jane The Virgin’ y EL spoiler que nos brindaban algunos de sus protagonistas en sus propias redes sociales (no decimos más, porque no queremos hacer más daño). Pero aquí llega el tema peliagudo de siempre: si allí ya se ha emitido ¿se considera spoiler? ¿Qué límite de tiempo podemos marcar para considerar que si hacemos público un desenlace sea o no sea spoiler? Es algo en lo que creo nunca nos pondremos de acuerdo. Ya reflexionaban nuestros compañeros de ¡Vaya Tele! sobre esto en 2014, pero, a día de hoy seguimos con los mismos problemas.

Los actores y cadenas en EEUU quieren explotar lo sucedido la noche anterior en las casas de los americanos, que se fueron sorprendidos a la cama tras el desenlace. No podemos culparles. Y a la mañana siguiente, es el tema de conversación entre familiares, amigos y compañeros de trabajo. Lo mismo que aquí, pero con cierto retraso. No vamos a achacar el problema de los spoilers a la globalización, porque ya sería de traca, sino al espíritu curioso por saber más. Y es que la curiosidad es algo intrínseco al ser humano. Nos gusta saber los porqués de todo: por qué este personaje sale de la serie, por qué va a dejar de aparecer por un tiempo, por qué solo aparecen planos cortos de esta actriz, etc. Y además nos gusta conocer la información de primera mano, con lo que seguimos los perfiles personajes de Instagram sin dudarlo. Pero esto es un arma de doble filo, porque nos arriesgamos a conocer más de lo que queremos saber.

Los que se dedican a escribir sobre series o los que lo hacemos como hobby, como es nuestro caso, utilizamos los medios sociales como fuentes de consulta y nos permiten hacer cosas más (o menos) creativas y brindar información al instante, de primera mano. ¡Las relación entre redes sociales y series para nosotros es vital!

Las redes sociales, por lo tanto, ¿nos dan o nos quitan? Pues en este caso, fifty-fifty. Nos ayudan a dar rienda suelta a nuestro lado cotilla, pero nos hacen caer en el autospoiler. Nos dan satisfacciones y cabreos importantes. Pero creo que el autospoiler también tiene su lado positivo, en ocasiones (no me entendáis mal). Es una especie de “gusti-dolor”. Los que hayáis pasado por un fisio alguna vez creo que me entenderéis: cuando tratan de reducirte una contractura ves las estrellas, pero ¡ay, amigo! Que a gusto te quedas después. Y es que hay spoilers y spoilers: nos es lo mismo un cliffhanger de final de temporada, que una muerte repentina.

Sea como sea, no clamemos tanto al cielo, porque el capítulo lo vamos a ver igual y nos va a  gustar (o no), más allá del spoiler que nos hayamos tragado. ¿O no pensáis así? ¡Se abre el debate!

Marta Jiménez Cotaina

Novata publirrelacionista. Seriéfila perdida. Sonrisa permanente. Me gusta hablar, pero me gusta todavía más escribir.

2 Comments

  1. Has dado en el clavo con fifty-fifty. Me leo todos los spoilers a la mañana siguiente de que salgan los episodios en sus respectivos países, y luego sufro. Pero es que no puedo aguantar. ¡Tengo que saber!
    Saludos!

    • ¡Gracias por comentar! A mi me pasa igual… ¡Soy la reina del autospoiler! Que ansia por saber más, madre mia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *