Y tú ¿ cuándo ves series ?

Los que estamos acostumbrados a seguir multitud de series en una misma temporada no somos una especie especial. No tenemos un giratiempo que nos permita arañarle más horas al día para disfrutar de un nuevo capítulo. Simplemente, nuestra ansia viva por descubrir lo nuevo de nuestras series favoritas procuramos aprovechar cada momento, por pequeño que sea para ver un nuevo episodio.

Así que la frase: “y tú ¿cuándo ves series?” nos es muy familiar. Si estás cansado de explicarte, pásales este post para que lo entiendan. Si tu problema es que no te da la vida para ponerte al día, te ayudamos a aprovechar algunos momentos muertos.

Transporte público

Todos los días algunos pasamos un par de horas en el transporte público, ya sea para ir o venir del instituto, de la universidad, o del trabajo. Si eres de los que leer no te gusta y la música en tus auriculares no te motiva, coge tu tablet y llénala de series. Un capítulo de ida y otro de vuelta suman 10 de lunes a viernes ¡lo tienes hecho!

Plancha que te quiero plancha

Algunos detestan esta tarea; a otros les relaja; y otros, simplemente, lo hacen por no ir como piltrafillas por el mundo. Mientras planchas ¿qué haces? Si simplemente buscas algo en la tele con lo que distraerte, ¡pon mejor una serie! Una no muy complicada, eso sí, porque tus sentidos no están completamente centrados. Pero una sitcom o una serie que no trate temas trascendentales o enrevesados son buenas compañeras para quitar arrugas.

Desayunos de fin de semana

Si eres de los que el fin de semana aprovecha para regalarse un desayuno tranquilo, con su zumo, sus tostadas, embutido, cereales y demás, desayunar te llevará un rato. Así que mientras disfrutas del banquete matutino, un capitulito te vendrá bien. Si luego ya quieres tirarte en el sofá toda la mañana, ya es asunto tuyo.

Cuando la tele no interesa

Estás cansado de la programación de televisión porque nada te convence. No eres fan de Gran Hermano, ni de La Voz; los programas de reformas de casas no te seducen y los de vestidos de novia te dan urticaria. El fútbol mejor que lo vean otros y las películas del oeste no están hechas para ti. Pues cuando llegues a casa, relájate y ponte una serie. Es el mejor remedio para desconectar de un día duro.

Viajes en tren, autobús o avión (incluso coche)

¿No resides en tu ciudad natal? ¿tienes la suerte de poder viajar habitualmente? Los trayectos entre ciudad y ciudad son un buen momento para devorar capítulos atrasados. Unos cascos y una tablet o un portátil son tus aliados para estos momentos. Aunque entendemos que prefieras aprovechar para dar una cabezadita.

Que conste que los libros, los cómics y la música también son muy buenos compañeros para estos momentos también. Pero cada uno barre para su casa. Y tú ¿cuándo ves series?

Marta Jiménez Cotaina

Novata publirrelacionista. Seriéfila perdida. Sonrisa permanente. Me gusta hablar, pero me gusta todavía más escribir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *